10 años caminando…

Foto:
 

Son tiempos revueltos. Esta frase se ha escuchado repetidamente a largo de varias décadas. Asumimos que cada generación tiene esa sensación única de que lo que está experimentando tiene mayor relevancia que otros momentos de la historia. Sin entrar en comparaciones generacionales, nos apropiamos de nuestra parte de protagonismo histórico y afirmamos que efectivamente: estos años han sido especialmente agitados en varios frentes.

A nivel positivo, no es desestimable que el pasado septiembre 2015 se hayan firmado los 17 objetivos de desarrollo sostenible que alinearán a 193 países en lograr las mismas prioridades de desarrollo hasta el 2030. Asimismo, aunque para muchos de nosotros se quedó corto en ambición, la COP21 de París por fin dotó dimensión política a un problema global y 195 países se comprometieron en revisar anualmente sus contribuciones de CO2. Por otro lado, el pasado 20 de octubre se aprobó la nueva agenda urbana en Quito, presentando una serie de propuestas orientadas a encaminar a las ciudades hacia modelos de gestión urbana más inclusivos, más sostenibles y más resilientes durante los próximos años.

A pesar de estos logros, el escepticismo sigue reinando en los foros multilateralistas y aquellos que antaño fueron optimistas están empezando a ceder al catastrofismo que parece imponerse. La victoria del Brexit convierte los nubarrones en tormenta, y aunque para muchos de nosotros Gran Bretaña siempre estuvo fuera de la Unión Europea, mirándola solo de reojo y con forma de mercado, los mercados financieros se agitan y parece que una ya debilitada Europa entra en una mayor crisis existencial con epidemias de referéndums negacionistas propagándose hasta en los recién anexionados.

Para humillación de los poderes militares globales, el DAESH sigue gobernando un territorio más grande de lo que jamás nadie hubiera vaticinado y yihadistas europeos entrenados en el frente sirio entran y salen atentando en Europa con facilidad y frialdad escalofriante. Miles de inmigrantes desbordan Europa pidiendo asilo poniendo en jaque los valores de solidaridad y respeto de los derechos humanos que muchos de nosotros pensábamos eran la base donde se fundamentaba nuestra convivencia.

En el Centro de Alianzas para el Desarrollo (CAD) pensamos que precisamente es en estos tiempos revueltos cuando la gestión de alianzas se hace más necesaria. Efectivamente, utilizar el dialogo como proceso de lograr consenso, unir voluntades para transformar retos de desarrollo y/o aplicar herramientas de gestión participativa para convertir intereses diferentes en objetivos comunes es una necesidad que se hace cada vez más latente.

El año que viene CAD cumplirá su primera década trabajando como agentes de cambio generando conocimiento y soluciones innovadoras para las organizaciones interesadas en generar un impacto social. Publicamos este boletín de noticias para compartir algunos de los proyectos que hemos desarrollado. Creemos que sus lecciones aprendidas pueden inspirar a aquellos en búsqueda de herramientas y metodologías que quieran maximizar su impacto. Juntos, podemos más.

Fernando Casado Cañeque, Ph.D.

Director de GlobalCAD